Noviembre 24, 2014, 03:52:38 pm

Autor Tema: LOS MITOS DE LA HIPERTENSION Y EL CONSUMO DE SAL - LA SAL SALUDABLE (Libro)  (Leído 1865 veces)

Mar2h

  • Gran Colaborador
  • *
  • Mensajes: 762
  • "Aprender es recordar" (Platón)
    • Ver Perfil
LOS MITOS DE LA HIPERTENSION Y EL CONSUMO DE SAL

La Sal Saludable



Tal vez parezca extraño o exagerado dedicar toda una monografía para hablar de algo tan simple como la sal. También puede resultar inverosímil que a través de una sustancia tan sencilla y abundante podamos enfermar, o bien mejorar nuestra calidad de vida y lograr el reequilibrio funcional de nuestro organismo.

Para comprender los secretos de la sal, resulta esencial conocer a fondo lo que sucede con esta sustancia, tan apreciada en la antigüedad y tan denostada en nuestros días. De ese modo evitaremos caer en los corrientes errores que nos conducen, por exceso o por defecto, a la enfermedad. Este conocimiento, tan elemental como poco divulgado, nos abrirá la percepción hacia realidades más profundas que tienen que ver con la correcta nutrición y fundamentalmente con la buena salud.

A nuestro juicio, el moderno problema de la sal radica en que nos movemos en los extremos: pasamos de intoxicarnos cotidianamente con su forma industrial refinada, a desarrollar un complejo fóbico en su contra. La falta de información -por obvias razones que se comprenderán con la lectura del artículo- hace que las personas enfermas -sobre todo aquellas con disfunciones circulatorias- se vanaglorien de hacer una dieta “sanita, sin nada de sal”. Como hemos visto en el libro “Las Grasas”, sin materia grasa es imposible el equilibrio vital. Lo mismo ocurre con la sal. Sin el aporte cotidiano de sal, el organismo irá perdiendo su calidad funcional, y sin que lo vayamos notando, marcharemos rumbo a un callejón sin salida. El tema es: ¿cuál sal nos cura y cuál sal nos mata? A ello intenta responder este trabajo.

Comenzaremos transitando uno de los mitos modernos más arraigados en nuestro sistema de creencias: la sal es causa de la hipertensión. De allí nace nuestra típica aversión cultural, sin comprender que el problema se origina en nuestro moderno y desordenado estilo dietario, siendo la refulgente sal de mesa refinada, apenas una parte de la cuestión.

Luego deberemos ahondar en la historia de la humanidad y la evolución tecnológica, para comprender las razones por las cuales la sal pasó, de ser considerada “oro blanco”, a convertirse en un “veneno cotidiano”. Allí abordaremos los problemas de la refinación y la aditivación de la sal blanca, y el nefasto exceso de sodio en nuestros habituales alimentos industrializados.

Habiendo comprendido las distintas facetas de la problemática de la sal en la moderna producción alimentaria de gran escala, será el momento de abordar los perjuicios que tal consumo genera en nuestro organismo. Allí veremos cómo el cuerpo intenta neutralizar la cotidiana intoxicación mediante variados mecanismos y cómo sucumbe ante la crónica agresión.

De allí pasaremos a considerar un aspecto casi ignorado en la temática alimentaria: la cuestión energética. La sal resulta un elemento ideal para visualizar un concepto esencial en la nutrición, término entendido como cotidiano aporte reconstituyente y revitalizante de los organismos vivos.

Luego consideraremos las diferencias entre las diferentes opciones de sal que ofrece el mercado de la alimentación natural, como alternativa a la desequilibrada sal blanca de mesa. Posteriormente nos introduciremos en el uso de la desconocida y apreciada sal de cristal de roca o sal andina, abordando sus distintas utilizaciones nutricionales y terapéuticas. Finalmente retomaremos los conceptos energéticos para describir un interesante campo de aplicación de la sal andina: las lámparas que funcionan como naturales ionizadores ambientales.

Al final de este recorrido, esperamos que el lector esté en condiciones de discernir con objetividad cuales son las sales que matan y cuales son las sales que curan.

He aquí los principales títulos de la publicación:

El mito de la sal y la hipertensión

De oro blanco a veneno cotidiano
El Plasma de Quinton

¿Porqué veneno cotidiano?
El problema de la refinación
El problema de la aditivación
El problema del sodio

Perjuicios de la sal refinada
Retención de líquidos
Obesidad y celulitis
Cristalización y esclerosis

La cuestión energética

Alternativas a la sal refinada

Uso de la sal andina
Solución salina o salmuera
Nutrición animal
Baños de inmersión
Conservación natural de piscinas
Lavados corporales
Masaje energizante
Empleo terapéutico:
Reuma y artritis, Osteoporosis, Asma y bronquitis,
Heridas abiertas, Gripe y estados febriles,
Pies fríos, Soriasis, Herpes

Lámparas de sal andina
Efecto ionizante
Campos electromagnéticos
Cromoterapia

Apéndice: Código Alimentario Argentino
Análisis de composición de cristal de sal





Si alguien busca la salud, pregúntale si está dispuesto a evitar en el futuro las causas de la enfermedad; en caso contrario, abstente de ayudarle.Sócrates (470 AC-399 AC) Filósofo griego.

Mar2h
« Última modificación: Mayo 20, 2012, 08:13:17 pm por Mar2h »


"Cree en tí, eres divino y lo has olvidado..."

xio

  • Colaborador
  • *
  • Mensajes: 335
    • Ver Perfil
Re:LOS MITOS DE LA HIPERTENSION Y EL CONSUMO DE SAL - LA SAL SALUDABLE (Libro)
« Respuesta #1 en: Mayo 21, 2012, 06:25:37 pm »
Hola, me gustaría comentar aquí que en la sal normal que consumimos todos, ponen "flúor" con la excusa de que es bueno para nuestros dientes. Primero si ésto fuera así, no existirían ya los dentistas, y segundo, debemos saber que es malo para nuestras mentes y que lo que pretenden los gobiernos tanto poniendo éste químico en la sal como en el agua, es ralentizar las revueltas que puedan surgir del pueblo y hacernos mas manejables.

Para evitar este problema en la mayor medida posible, debemos consumir SAL MARINA que aunque es un poco mas gruesa, también sala más y encima nos aporta los minerales que nuestro cuerpo necesita naturalmente.

Un saludo y gracias por el artículo.

Oye Mar, sabes por qué no se comentan los temas con mayor asiduidad? me refiero en este caso al que publiqué sobre veganismo, y es que de verdad me interesa saber las opiniones de la gente.